COMUNIDAD VIAJERA






mask slider
0

Las Castas en La India

Publicado el 20/11/2018 en Blog

LAS CASTAS. Se trata de un término portugués que significa puro. Para hacer más comprensible el concepto podemos asociar la “casta” con la “clase social”, aunque estos dos conceptos no se corresponden exactamente. El origen de las castas (varna y jati en sánscrito, la lengua sagrada del hinduismo y equivalente a nuestro latín) se encuentra en el Rig-Veda (2.000 años a.C. aproximadamente), el más antiguo de los textos religiosos hindúes. Allí se describen las cuatro castas o varna principales: los brahmanes (sacerdotes e intelectuales), los Kshátriyas (guerreros y reyes), los Vaishyas (comerciantes) y los Shudras (campesinos y trabajadores). Los descastados son los parias, también denominados intocables. Hoy en día en la India existen, en el marco de esos cuatro grandes grupos, infinidad de subcastas o jatis (jardineros, orfebres, mendigos, homosexuales, eunucos, mendigos, etc.). En cierto modo, los occidentales somos considerados descastados.

¿En qué casta nace cada persona? Los hindúes creen en la reencarnación y, por lo tanto, en la existencia de vidas pasadas y futuras. Así, el comportamiento de una persona en la vida presente marcará su casta cuando vuelva a nacer. Se trata del kharma: los individuos son responsables de sus existencias pasadas y, en la vida presente, deben procurar comportarse bien para asegurarse una reencarnación más feliz. En Occidente, el criterio que determina las jerarquías sociales, está basado en el concepto de “dominación” (política, económica, etc.). En la India, en cambio, aquello que diferencia una casta de otra está ligado a la religión: el grado de pureza o impureza.

Cada casta lleva asociada un color que refleja las cualidades de cada una: los brahmanes se asocian con el blanco, color de la pureza y la claridad, los Kshátriyas con el rojo, color de la pasión y la energía, los Vaishyas con el amarillo, color de la tierra y los Shudras con el negro, color de la oscuridad y la inercia.

La casta marca el estatus de las personas. Se nace, se vive y se muere en una casta y no es posible cambiar de una a otra. Cada casta tiene sus dioses, su territorio, su oficio, su lengua, sus reglas de parentesco (los matrimonios se acuerdan entre miembros de una misma casta) y su dieta. La única vía de salida, aparte de la muerte, es la renuncia al mundo y la consagración a la vida religiosa. Las personas que escogen este camino se llaman sadhus y son lo que conocemos como ascetas hindúes.

Los dálits dentro del sistema de castas

En la parte inferior del sistema social hindú están los intocables, alrededor de una quinta parte de la población, unos 170 millones de personas. Son individuos considerados impuros por nacimiento y, por lo tanto, no dignos de ocupar un puesto en el legendario sistema de castas. A partir de los años 90, los intocables empezaron a autodenominarse dálits, que en hindi, significa "oprimidos". De esta manera, reflejaban la discriminación y el sometimiento del que son víctimas por parte de las castas superiores. Por su impureza, los dálits son repudiados y muchas veces insultados y expulsados de los lugares públicos. Para ellos se reservan los trabajos peor considerados (incineración de cadáveres, limpieza de letrinas, de pozos sépticos, trabajos con cuero, labores que implican un contacto físico con sangre o excrementos, etc.). Con la formación del estado democrático moderno, quedó abolida toda discriminación basada en el sistema de castas, decretándose constitucionalmente la igualdad de todos ante la ley. Esto ha permitido que personas de origen intocable hayan llegado a ocupar altos cargos del gobierno. Sin embargo, socialmente el sistema perdura en las costumbres de la vida cotidiana -más en las zonas rurales que en las urbanas- y los dálits sufren todavía un trato discriminatorio.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible