COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Cancún, cómo se convirtió en destino turístico | Viaje a Mexico | Vagamundos blog

Publicado el 08/09/2019 en Literatura

Hace cuatro décadas, Cancún era una isla desierta y pocos conocían su existencia. Situado en una región casi olvidada del Caribe, consistía en una serie de dunas de arena en forma de un número "7" -algunas de las cuales tenían sólo 20 metros de ancho- separadas del continente por dos canales estrechos que se abrían a un enorme sistema de lagunas.
 
La costa estaba formada por marismas, manglares, selva virgen y playas inexploradas. Incluso su nombre no estaba claro: algunos mapas lo llamaban "Kankun" (una sola palabra escrita con las dos "k"), que significa "olla de serpientes" o "nido de serpientes" en lengua maya.
 
Sin embargo, en los primeros documentos de Infratur (una agencia gubernamental existente antes de la creación de Fonatur), está escrito con dos palabras, "Kan Kun", y ocasionalmente, "Can Cun" (en su forma española). El nombre actual de "Cancún" es un desarrollo fonético natural que facilita la pronunciación.... o tal vez se desarrolló por casualidad.
 
Durante los años 60, estudios de la industria turística a nivel nacional e internacional revelaron su importancia como fuente de ingresos y de nuevos empleos y el impacto positivo que podría tener en el desarrollo económico de zonas marginales del mundo.
 
Al no existir una política turística de largo plazo ni recursos financieros para el desarrollo del sector, una de las prioridades del gobierno mexicano fue promover los destinos turísticos existentes (Acapulco, Mazatlán, Puerto Vallarta, Ixtapa - Zihuatanejo y Cozumel), diversificar los productos turísticos y buscar otras posibilidades de desarrollo basadas en la idea vanguardista de la época: construir desde cero ciudades integrales basadas en el turismo. Después de evaluar decenas de posibles ubicaciones, a principios de 1969, el Banco de México inició el desarrollo de cinco destinos turísticos integrales: Ixtapa, Los Cabos, Loreto, Bahías de Huatulco y Cancún.
 
A pesar de ciertas desventajas como la distancia de las principales ciudades de la región (1,820 kilómetros de la Ciudad de México, 380 kilómetros de Chetumal, 321 kilómetros de Mérida y 172 kilómetros de Valladolid); la deficiente infraestructura vial (la carretera costera Chetumal-Puerto Juárez estaba inconclusa; el aeropuerto se encontraba muy lejos); la falta de mano de obra disponible y capacitada; y la inexistencia de capital local, existían importantes razones para elegir Cancún.
 
Las que más pesaban (además de la belleza natural de la zona y la proximidad a algunos de los sitios mayas más famosos del mundo), era la necesidad de competir con éxito con los destinos turísticos de la Cuenca del Caribe (que en ese momento recibían alrededor de cuatro millones de turistas al año), aprovechar las magníficas playas de la zona y fomentar el desarrollo del recién creado estado de Quintana Roo.
 
El Territorio de Quintana Roo (que aún no había sido admitido a la Unión) estaba conectado con el resto del país por la carretera Merida-Valladolid-Puerto Juárez (construida en el período presidencial anterior). Tenía cuatro zonas fronterizas clasificadas como zonas francas: Cozumel, Isla Mujeres, Xcalak y Chetumal (una ciudad cuya prosperidad se deriva de las importaciones) y una situación económica muy precaria. En estas circunstancias, la creación de Cancún como destino turístico integral fue visto como un detonante económico para la región y una forma de canalizar el flujo migratorio de sus habitantes.

Viajaremos a México en Semana Santa de 2020

 
El Proyecto Cancún fue aprobado oficialmente en 1969, pero no comenzó hasta enero de 1970, cuando llegaron los primeros técnicos de Infratur. Los objetivos iniciales del proyecto eran abrir una carretera de Puerto Juárez a la isla, diseñar un Plan Maestro de Desarrollo y construir una pista de aterrizaje provisional (ubicada en el área designada para el desarrollo de la ciudad, en el sitio de la actual Avenida Kabah, frente al actual Parque Ecológico del mismo nombre).
 
El Plan Maestro básico incluía tres puntos:
1) Construir una zona turística sin áreas residenciales permanentes, como un corredor turístico (dadas las características del propio terreno), con instalaciones hoteleras, centros comerciales, campos de golf y puertos deportivos;
2) Construir una zona residencial para residentes permanentes. Es decir, una ciudad integral, en la parte norte de la reserva territorial, con zonas residenciales y comerciales, carreteras, edificios públicos, escuelas, hospitales y mercados
3) Construir un aeropuerto internacional a un lado de la carretera Cancún-Tulum (en construcción en ese momento), en el continente sur de la isla.
 
El desarrollo de la Zona Hotelera se dividió, a su vez, en tres fases. La primera comprendía el área desde Bahía de Mujeres hasta Punta Cancún y la costa hasta el límite interno de la Laguna Bojórquez; la segunda fase iba desde la Laguna Bojórquez hasta Punta Nizuc, y la tercera desde Punta Nizuc hacia el sur, hasta los límites de la reserva territorial.
 
El diseño y la segmentación de la Zona Hotelera siguió el concepto de "supermanzanas" (subdivisiones), arquitectónicamente conocido como el "diagrama de placas rotas": grandes manzanas de ciudad, separadas por grandes avenidas. El primer segmento del área urbana de Cancún se concentró en lo que se convertiría en el principal centro de atención de la ciudad.
 
Los primeros proyectos de infraestructura para agua potable (hundir 16 pozos, a una distancia de 30 kilómetros), alcantarillado (excavar más de 100 kilómetros de zanjas para alcantarillas conectadas a una planta de tratamiento) y electricidad (traer líneas eléctricas desde Tizimin, Yucatán, a 150 kilómetros de distancia) no se pueden comparar con el alcance y la dificultad de los proyectos de ingeniería requeridos para crear la Zona Hotelera.
 
El equivalente a 240 hectáreas de tierra vegetal fue traído en camiones: 100 para el campo de golf, 60  para el lote 18 A y 60 para el área que rodea las ruinas de El Rey y rellenar por más de 80 hectáreas  para ampliar la isla y 15 hectáreas para la carretera del aeropuerto). Se dragaron unos 372.000 m3  de sistemas de manglares para formar los canales Siegfried y Nichupté, a fin de mejorar el intercambio de agua entre el mar y las lagunas.
 
Los primeros hoteles se abrieron en 1974 (Playa Blanca, Bojórquez y Cancún Caribe); el aeropuerto internacional fue inaugurado con 2.600 metros de pista y capacidad operativa para aviones de cabina ancha; e Infratur y Fonatur se fusionaron para formar la Fundación Nacional para la Promoción del Turismo (Fonatur).
 
Ese mismo año, Quintana Roo obtuvo la estadidad y el proyecto de Cancún (bajo el gobierno del distrito de Isla Mujeres) pasó a formar parte del distrito de Benito Juárez.
 
Hay cuatro fases distintas en el desarrollo de Cancún, caracterizadas por tiempos de crecimiento y crisis:

De 1969 a 1975;
De 1976 a 1983;
De 1984 a 1989; y
De 1990 a 2005.

 
En algún momento de estos períodos de crecimiento, problemas aparentemente insuperables oscurecieron las expectativas para el área: la falta de vuelos regulares, la devaluación de 1982, los desastres naturales, el colapso del turismo norteamericano debido a los ataques terroristas del 11 de septiembre y, más recientemente, el huracán Wilma en octubre de 2005. Sin embargo, la ciudad ha demostrado su capacidad de recuperación en cada ocasión.
 
En 1976, Cancún se estableció firmemente como un destino turístico: 18.000 habitantes, patrones migratorios estables, más de 5.000 empleos, 1.500 habitaciones de hotel y 100.000 visitantes en la temporada de invierno 76-77.
 
El repentino crecimiento anterior a 1982 (5.700 habitaciones de hotel, 70.000 habitantes y Cancún se había convertido en la ciudad más grande de Quintana Roo) provocó un desequilibrio ecológico en el sistema lagunar, que requirió medidas correctivas. De 1983 a 1988, Cancún registró un crecimiento explosivo con más de 12.000 habitaciones de hotel y otras 11.000 proyectadas o en construcción y más de 200.000 habitantes.
 
Desde 1989 hasta la fecha, Cancún ha sido la ciudad más dinámica del país. Aporta un gran porcentaje de los ingresos relacionados con el turismo en México y representa gran parte del producto interno bruto de Quintana Roo. Actualmente hay más de 600.000 habitantes en el área urbana. Cancún se ha convertido en el mayor centro turístico del país y es la ciudad más próspera de la península de Yucatán. También es el principal destino del Caribe, superando incluso a las Bahamas, República Dominicana, Jamaica y Puerto Rico.
 
El futuro es prometedor. Puerto Cancún, una enorme marina de lujo con hoteles de bajo impacto, se proyecta para el desarrollo al norte de la Zona Hotelera. Al suroeste, hacia el aeropuerto, más hoteles, campos de golf y un moderno hospital están programados para su construcción. Cancún cuenta actualmente con más de 24,000 habitaciones.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible