COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

«Doctor Livingstone, supongo...» historia y origen de explorador británico | Vagamundos Blog

Publicado el 21/05/2019 en Literatura

David Livingstone (1813-1873), médico y misionero británico, fue una de las mayores figuras de la historia de la exploración. Mediante la observación astronómica, estableció situaciones muy exactas de la cartografía africana y realizó informes detallados de botánica, geología y zoología. También se distinguió en su lucha contra la esclavitud. En Gran Bretaña está considerado como un héroe nacional.

Segundo de los siete hijos de Neil Livingstone y su esposa Agnes, creció en un ambiente humilde y con apenas 10 años empezó a trabajar en la misma fábrica textil en la que trabajaban sus padres. Cursó estudios medicina y de teología. Al convertirse en misionero fue destinado a Ciudad del Cabo, donde llegó en 1840 y entabló contacto con Robert Moffat, también misionero en aquella ciudad y con el que David debía colaborar. En 1845, David contrajo matrimonio con la hija de Moffat, Marianela, fruto de esta unión nacieron 6 hijos.

Livingston encabezó una serie de expediciones, en las que descubrió diversos enclaves emblemáticos de África. Junto a William Cotton llegaron al Desierto de Kalahari, al lago Ngami y al río Zambeze. El 16 de noviembre de 1855 llegó a las cascadas de Zambeze, a las que bautizó con el nombre de Cataratas Victoria, en honor a la reina inglesa.

La Royal Geographical Society le encargó buscar las fuentes del río Nilo, que identificó erróneamente con los lagos de Bangweulu y Moero y el río Lualaba, cuando en realidad es la cabecera del río Congo.

Posteriormente se desplazó hasta las riberas del lago Tanganica. Aquí se perdió su pista durante varios años, y fue cuando el periódico New York Herald organizó una expedición con Henry Stanley a la cabeza, para buscarlo. Stanley, después de 296 terribles días de viaje en su búsqueda, lo encontró en 1871 en la ciudad de Ujiji, y al llegar a su encuentro pronunció (se supone) la famosa frase: “Doctor Livingstone, I presume” (Doctor Livingstone, supongo).

Ambos exploraron juntos el lago Tanganica. Pero en 1872 se separaron porque David no quiso regresar a Inglaterra. El 1 de mayo de 1873 falleció en Chitambo, (Zambia), a causa de la malaria. Su cadáver fue transportado a Inglaterra y enterrado en la Abadía de Westminster (Inglaterra).

Tan solo tres años más tarde, en 1874, Stanley volvió a África, y de una sola tacada, en otro épico viaje de 900 días, resolvió todos los enigmas geográficos que quedaban por resolver y que no habían podido desentrañar ni el propio Livignstone, ni Burton, ni Grant, ni Speeke, todos grandes exploradores: cuáles eran las fuentes del Nilo, hacia dónde fluía el Lualaba y el seguimiento del río Congo hasta su desembocadura. Stanley, el ambicioso periodista que se inventó lo de "Doctor Livingstone, supongo", terminó siendo el más grande de los exploradores africanos.

Por desgracia, las malas compañías, en especial la de Leopoldo II de Bélgica, rey de los belgas, empañaron finalmente su currículo. Stanley despreció y asesinó a nativos y contribuyó a escribir una de las páginas más oscuras del siglo XX.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible