COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

El imperio persa, actual Irán, fundado por el rey Ciro el Grande

Publicado el 12/03/2019 en Literatura

El imperio persa fue fundado en el siglo VI a.C., por el rey Ciro el Grande. Sus descendientes extendieron sus fronteras hasta convertirlo en un enorme imperio, para más tarde ser conquistado por Alejandro Magno en el siglo IV a.C.

En el año 1500 a.C., los medos y los persas, dos pueblos cuya procedencia era Asia central y el norte del mar Caspio, se instalaron en el territorio donde actualmente está Irán. En el noroeste, los medos fundaron el reino de Media. Los persas lo hicieron en el sur, en la región que luego los griegos llamaron Persis -Persia-. Medos y persas pertenecían al grupo de los pueblos indoarios. Es por esa razón que llamaron al territorio donde se acababan de instalar Iran-sahr, que significa «país de los arios». Ese es el motivo principal del nombre de Irán.

HISTORIA

Ciro el Grande -550-530 a.C.- era un noble persa de la familia de los Aqueménidas. Unió a su pueblo, consiguió reducir a los medos y conquistó Mesopotamia. De este modo fundó el imperio persa aqueménida. Su sucesor, Cambises -530-521 a.C.- continuó con la misma estrategia expansiva de su padre y conquistó Egipto.

El cénit del imperio se alcanzó con Darió I -521-486 a.C.-, que dominó todos los pueblos del Oriente antiguo y fue el encagado de organizar el imperio. A principios del siglo V a.C., las colonias griegas de Asia Menor se levantaron contra el dominio de los persas. Esto provocó las guerras médicas, que tuvieron su vinal con el triunfo griego. En el siglo IV a.C., Alejandro Magno venció al todopoderoso ejército persa y conquistó el imperio aqueménida. Tras su muerte, el imperio se dividió y el general macedonio Seleuco fue quien se encargó de gobernar Persia.

ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA

El imperio persa estaba organizado en demarcaciones que se llamaban satrapías. Cada una de ellas disponía de un gobernador -sátrapa-, que disfrutaba de un enorme poder y vivía con mucho lujo. Es de aquí de donde deriva la expresión peyorativa «sátrapa», que se aplica a la persona que abusa de su autoridad o del que vive de forma ostentosa.

Los sátrapas estaban controlados por un jefe militar y por un secretario real. Estos dos últimos también eran vigilados, en este caso por inspectores denominados «ojos y oídos del rey».

EJÉRCITO

El imperio persa estaba liderado y gobernado por una monarquía despótica y totalmente centralista. El rey tenía un poder absoluto y tenía en sus manos la vida y los bienes de sus súdbitos. Era el juez supremo y comandante en jefe del ejército. Este último estaba organizado según la nación a la que pertenecían los soldados. De este modo, había persas, asirios, indios, etcétera. Sin embargo, los mandos eran siempre medos o persas. Dentro del mismo ejército había un cuerpo especial que constituía la guardia personal del monarca. Conocidos como «los inmortales», ya que su número nunca era inferior a 10.000 y cuando uno enfermaba o moría era rápidamente sustituido.

ARTE Y RELIGIÓN

El arte persa tenía influencias egipcias y mesopotámicas -sobre todo de este último-, como los toros androcéfales o empleo del arco.

Entre sus obras destacan las apadanas -palacios de recepción- y las tumbas reales excavadas en acantilados y decoradas con relieves que representan las diversas provincias del imperio. También podemos destacar los capiteles formados por troncos de toro contrapuestos y la gran p erfección lograda en su cerámica de vidrio.

La religión persa fue el mazdeísmo, cuyo profeta era Zoroastro o Zaratustra -660-580- y cuyo texto sagrado era el Avesta. El dios supremo era Ormuz, cuyo ojo es el sol. El principio de contradicción era Ahrimán, con el que se practicaban sacrificios, adoraciones al fuego y creían en el juicio final.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible