COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Hatshepsut, la gran reina de la Dinastía XVIII | Vagamundos Blog

Publicado el 10/05/2019 en Literatura

HATSHEPSUT es recordada como una de las contadas mujeres que alcanzaron el rango de faraón. Lo hizo en contra de todas las leyes y costumbres del Estado egipcio, aprovechando una serie de circunstancias dinásticas que le permitieron dar cauce a su ambición de poder. Esta singular mujer, (1490-1468 a.C.) quinto faraón de la Dinastía XVIII es una de las más atrayentes figuras del Antiguo Egipto. Hija de Tutmosis I y su esposa principal, la reina Ahmose Nefertari, el matrimonio con su hermanastro Tutmosis II la convirtió en reina consorte y, tras quedar pronto viuda, asumió la regencia hasta que su hijastro Tutmosis III –hijo de Tutmosis II y de Isis, una de sus esposas secundarias– alcanzase la edad necesaria para gobernar. Al cabo de siete años cambió su nombre por el de Maatkare Hatshepsut. Para alcanzar el poder faraónico puso en juego tres recursos:

1. Su origen divino, recurriendo al mito de ser hija carnal del dios Amóon, y de una reina mortal, según se sabe por la serie de relieves que hizo representar en su templo funerario de Deir el-Bahari.

2. Su llamada al trono como heredera por parte de su padre terrenal Tutmosis I y de su esposa Ahmose, le daba legalmente prioridad sobre su hijastro Tutmosis II y su hijastro Tutmosis III.

3. Difundir la noticia de que el dios Amón la había nombrado faraón mediante oráculos.

Comenzó a mostrarse como único soberano de Egipto, adoptando los atributos de un faraón, como la barga regia postiza y el tocado nemes. Sus documentos se hallan redactados en masculino y femenino indistintamente, para recordar así que era “hombre-mujer”, y con los epítetos reales masculinos de Rey del Alto y el Bajo Egipto y Señor de las Dos Tierras.

Ni siquiera cuando Tutmosis III alcanzó la mayoría de edad renunció Hatshepsut al poder. Así, durante casi dos décadas, Egipto tuvo dos faraones, la madre y el hijastro, que reinaron conjuntamente sin aparentes conflictos, aunque fue la soberana quien llevó las riendas del país. Tuvo varios visires (el cargo más importante en la administración egipcia), el más importante fue Hapuseneb, que como gran sacerdote de Amón, administrador de los templos y jefe de los profetas del Alto y Bajo Egipto, le aseguró el apoyo del poderoso clero de Amón. Pero sin duda el personaje más importante de su reinado fue Senenmut, el arquitecto de la reina que supervisó las obras de su templo funerario, y acaparó numerosos títulos; fue incluso tutor de la princesa Neferure, hija de Hatshepsut, a la que pretendió casar con Tutmosis III, proyecto que se frustró por la prematura muerte de la joven. Se ha especulado con que Senenmut fuese amante de Hatshepsut y padre de su hija, lo que explicaría las esculturas de granito en las que aparece acompañado de la princesa. Sin embargo, a partir del año 19 del reinado de Hatshepsut, el nombre de Senenmut desaparece inexplicablemente de los textos; puede ser que falleciera o que hubiera caído en desgracia al apoyar a Tutmosis III en la fase final del reinado de la soberana. Es famosa la expedición que ordenó hacer al País de Punt, de donde trajo numerosos productos exóticos.

A partir de la muerte de esta legendaria faraona, hacia el año 22 de su reinado (1468 a.C.), cayó un manto de silencio sobre su figura, siendo objeto de la eliminación de cualquier referencia a su reinado, como si éste no hubiera tenido lugar; incluso su nombre quedó suprimido de la Lista de los Reyes. Aunque siempre se pensó que el responsable de tal exclusión fue Tutmosis III, los historiadores actuales tienden a pensar que esta operación fue llevada a cabo con posterioridad, durante las monarquías posteriores XIX y XX.

Sus retratos la representan como una mujer hermosa, joven, de perfecto rostro y fina sonrisa.

Lo más sorprendente de todo es que Tutmosis III (1479-1425 a.C.) no fue un faraón pusilánime y sin temperamento. Todo lo contrario, fue uno de los monarcas más importantes y poderosos del Antiguo Egipto, y durante su reinado el Imperio Egipcio la máxima extensión territorial.

Viajaremos a Egipto del 09 al 22 de noviembre de 2019.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible