COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Historia de México, desde los primeros pobladores hasta nuestros días | Vagamundos Blog

Publicado el 18/10/2019 en Literatura

Los primeros pobladores de MÉXICO llegaron unos 20.000 años antes que Colón. Desarrollaron civilizaciones avanzadas en arquitectura (grandes ciudades coronadas por enormes pirámides), astronomía (poseían elaborados calendarios) y agricultura e irrigación. Entre estos pueblos destacaban los toltecas, los olmecas, los zapotecas, la cultura teotihuacana y los mayas. Las ciudades de éstos últimos, concentradas en la península del Yucatán, Honduras y Guatemala, alcanzaron un alto grado de perfección y refinamiento. En el siglo XIII de nuestra era, los aztecas o mexicas, procedentes del árido norte, se instalaron en Tenochtitlán, donde según la leyenda se posó sobre un cactus un águila con una serpiente en su pico, actual escudo y símbolo del país. Esta urbe, mayor que cualquiera de Europa en su tiempo, de deslumbrante arquitectura, estaba situada sobre un gran lago en el emplazamiento de la actual capital del país. Pueblo eminentemente guerrero, los aztecas pronto sometieron a sus vecinos, a los que exigían tributos. Construyeron magníficos templos para adorar a sus crueles y sangrientos dioses, que reclamaban frecuentes sacrificios humanos. 


Hernán Cortés desembarcó en Veracruz en 1519. Al principio, fue bien recibido por los aztecas, que lo identificaron con Quetzacoátl, dios que debía llegar del Este. Pronto, Cortés se alió con los pueblos sometidos con la ayuda de la Malinche, amante e intérprete, personaje de infausto recuerdo en México por su traición a los indígenas. Con ellos se presentó a las puertas de Tenochtitlán. Allí, el emperador Moctezuma II invitó a los españoles a su palacio, siendo hecho rehén. En pocos meses los aztecas fueron vencidos. Sin embargo, el júbilo de los indios liberados del yugo azteca se apagó pronto. Fueron esclavizados por los españoles y muchos sucumbieron a las enfermedades traídas por los colonizadores.


Sobre las ruinas de la capital azteca se construyó una nueva ciudad, desde donde se administró el virreinato de Nueva España, que comprendía desde el sur de Estados Unidos hasta Panamá. Comenzaba la época del México colonial. El poder político y económico estaba en manos de una minoría blanca, los criollos. Por debajo de ellos se encontraban los mestizos (mezcla de español con indio o negro) y en el más bajo escalafón, indígenas y africanos


Con las ideas liberales de la Revolución Francesa y las exitosas independencias de las Colonias Americanas y Venezuela, comenzaron las tensiones entre la metrópoli y los colonos, deseosos de obtener autonomía. La invasión napoleónica de España agravó la crisis. En 1810, impulsada en un comienzo por el sacerdote Miguel Hidalgo, comenzó la guerra por la Independencia. En 1821, la obtuvo de España.


A la independencia sucedió una época de crisis e inestabilidad. Bajo el general Santa Ana se produjo en 1848 la guerra contra Estados Unidos, perdiendo Texas, Nuevo México, Arizona, California, Utah y Colorado. Tras esto tuvo lugar una guerra civil que llevó al poder al progresista oaxaqueño Benito Juárez. Pero el país estaba endeudado. Dispuesto a cobrar su dinero, Francia envió sus tropas al país y puso al archiduque austríaco Maximiliano como emperador, si bien su reinado fue breve (1864 a 1867). 


En 1878 México cayó bajo la dictadura de Porfirio Díaz, que se mantuvo en el poder hasta 1911. La paz y estabilidad tuvieron como contrapartida la represión política y la ausencia de libertades. El descontento desencadenó la Revolución Mexicana. Liderada por liberales radicales como Emiliano Zapata (en el sur del país) y Pancho Villa (en el norte), que luchaban por el reparto de las tierras entre los campesinos, esta guerra se prolongó durante diez años, en los que se formaron y cayeron numerosos gobiernos. Al término del enfrentamiento, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se mantuvo en el poder hasta las elecciones de 2000, que dieron la victoria a Vicente Fox, del Partido de Acción Nacional (PAN).


El descontento contra el sistema de partido único ya había provocado disturbios desde la década de los sesenta. En 1968, un grupo de manifestantes contra el Gobierno de Díaz Ordaz fue abatido a tiros en la Plaza de las Tres Culturas de México D.F, poco antes de la celebración de los Juegos Olímpicos en la ciudad. El suceso se recuerda cada año en el mismo lugar en el que se produjo la matanza. En 1994 se produjo el levantamiento de los indígenas de Chiapas, olvidados, relegados a la miseria y marginados culturalmente desde la invasión española. Integrados en el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), al mando del subcomandante Marcos, miles de campesinos indígenas ocuparon San Cristóbal de las Casas reclamando mayor justicia e igualdad económica y social, asunto que aún está por resolverse. 
Cada uno a su manera, ambos casos reclaman la resolución de algunas de las reformas planteadas durante la Revolución y aún no atendidas, y revelan los más importantes retos a los que se enfrenta el México actual: la eliminación de las fuertes desigualdades sociales, la ampliación de las libertades y el freno a la corrupción y la impunidad en el Estado.
 

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible