COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

La búsqueda del Arca de la alianza | Israel | Vagamundos Blog

Publicado el 27/07/2019 en Literatura

En los albores de la primera época de Israel, el Arca de la Alianza era un fenómeno desconocido y enigmático, que al parecer cumplió diversas funciones. Fue fabricada en el desierto inmediatamente después de que los israelitas abandonaran Egipto y sirvió de caja para llevar las tablas de la alianza que Dios había cedido a Moisés en el monte Sinaí.

Las tablas y el arca que las contenía fueron testimonio de la alianza entre Dios e Israel. Siguiendo las precisas instrucciones de Dios, el Arca fue elaborada en madera de acacia y forrada por dentro y por fuera en oro puro. Tenía una tapa o cubierta sólida, en la que se podían apreciar dos querubines cuyas alas se unían encima en postura protectora. El Arca tenía a cada lado una barra bañada en oro introducida en unas anillas que la sujetaban, de manera que servía para transportarse fácilmente. Los israelitas debían llevarla delante siempre que viajaran e instalarla en el centro de ellos en el santuario en forma de tienda -denominado Tabernáculo o templo- siempre y cuando fueran a acampar.

En Éxodo 25, versículo 22, Dios dice a Moisés: «Yo me reuniré allí contigo en medio de los dos querubines que están sobre el arca del pacto. Desde la parte superior del propiciatorio te daré todas las instrucciones que habrás de comunicarle a los israelitas». Es por ello que el Arca, en ocasiones es vista como el escabel de Dios y otras veces como la silla de la misericordia. Fue el Arca la que condujo Israel hasta Canaán y, una vez allí, desempeñó un papel fundamental en la caída de Jericó. Podía luchar por ella misma; en cierta ocasión destruyó a un falso ídolo cuando fue capturada por los filisteos en la batalla de Eben Ezer. Llegó, incluso, a matar a un hombre de Israel que la tocó sin permiso. Más tarde fue transportada a Jerusalén por el rey David y, más tarde, instalada por Salomón en el sanctasanctórum de su nuevo templo. El Arca era el bien más preciado y básico de la nación de Israel, un poderoso recordatorio de la relación tan especial de Israel y sus antepasados con Dios.

QUÉ FUE DEL ARCA

Lo escrito anteriormente es solo el inicio del aura de misterio que rodea al Arca de la alianza. Ha despertado el interés de gente con orígenes culturales muy distintos a lo largo de los tiempos. Digamos que el Arca ha creado su propia vida.

Muchos creen que el Arca fue destruida cuando los babilonios tomaron y devastaron Jerusalén en el año 587-586 a.C. En debates posteriores entre los judíos, los rabíes mantenían opiniones discrepantes sobre la suerte que corrió el Arca. Que el profeta Jeremías la había ocultado en el monte Nebo; que el rey Josaiah -639-609 a.C.- la había escondido en una cueva muy profunda en el monte del Templo, debajo del Sanctasanctórum, mucho antes de la invasión babilonia; que el rey Jehoiachin se la había llevado al exilio en Babilonina, terminando por la más confusa de todas, que se había ocultado bajo la leñera donde se almacenaba la leña para encender el fuego del altar.

Del mismo modo, existen otras tradiciones que pueden ser tildadas de extrañas. Se dice que el Arca está destinada a regresar al monte del Templo y será instalada en el sactasactórum de un nuevo templo que será construido para indicar que llega la era mesiánica. Los antiguos cronistas árabes informaron que el Arca se había llevado a Arabia, a un lugar seguro. Los templarios la buscaron de forma infructuosa cuando ocuparon Jerusalén en la época de las cruzadas. También se afirma que permanece oculta en las criptas del Vaticano. Otros opinan que fue tomada por el faraón egipcio Shishak, cuando realizó una incursión en Canaán. Sin embargo, existe una teoría reciente, que cuenta que cuando los romanos incendiaron el segundo templo en el año 70 d.C., el Arca fue salvada, sacada por unos túneles que conducían hacia el este, a unos 30 kilómetros de distancia, a la zona de Qumrán, donde se supone que todavía está enterrada.

Otra leyenda muy recurrida es que, casi al mismo tiempo que fue instalada en el templo fue robada y llevada a Etiopía por Menelek, hijo del rey Salomón y la reina de Saba. Existen un pueblo etíope -los falashas-, cuyos miembros sostienen que son descendientes naturales de Judá, que escoltaron el Arca en su viaje a Etiopía. Uno de los títulos del monarca era el de León de Judá y los integrandes de la antigua familia real etíope siguen reivindicando que descendían de David y Salomón. La Iglesia etíope ha asegurado durante siglos que el Arca la tienen escondida en lugar seguro.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible