COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

La cuestión quebequesa, una historia de identidad de la sociedad de Quebec

Publicado el 24/02/2019 en Literatura

El día 06 de julio, en nuestro viaje a Canadá, visitaremos Quebec. En este artículo abordamos la cuestión independentista de esta zona francófona de Canadá.

LA CUESTIÓN QUEBEQUESA. “Vive le Quebec Libre!” Estas palabras, pronunciadas por Charles de Gaulle desde el balcón del ayuntamiento de Montreal el 24 de julio de 1967, durante una visita oficial a Canadá, dieron la vuelta al mundo y provocaron que el primer ministro canadiense, Pearson, cancelara la reunión que iba a tener dos días después con el presidente francés. De alguna manera, la salida de tono del general galo no fue más que una proclama simbólica de lo que desde hacía tiempo se estaba cociendo en la provincia.

En 1968, René Lévesque funda el Parti Quebecois, fuerza independentista que representaba el sentir de una buena parte de la sociedad de Quebec, la Canadá francófona, que reivindicaba la secesión de la provincia. A principios de los 70 el grupo radical Front de Libération du Quebec, protagonizó algunas acciones violentas, como el secuestro y asesinato de Pierre Laporte, ministro de trabajo del gabinete del primer ministro Trudeau. Los radicales no lograron que los independentistas respaldaran sus acciones y el FLQ no tardó en disolverse.

El Parti Quebecois ganó las elecciones en 1976 y en 1980 y convocó el primer referéndum que planeaba la independencia. La iniciativa fue rechazada por la mayoría de quebequeses. Sin embargo el segundo referéndum sobre la cuestión, celebrado en 1995, arrojó mucha igualdad: solo por cinco décimas (50.000 votos), siguió unida a Canadá.

En noviembre de 2006, tras aprobarse una moción presentada por sorpresa por el propio primer ministro canadiense, Stephen Harper, y apoyada por la mayoría de los parlamentarios, se reconoció al pueblo quebequés como “nación”, dentro de Canadá. Dicha moción fue un hábil movimiento del gobierno, ya que el Bloc Quebecois (sucesor del Parti Quebecois), planeaba una moción similar pero en la que no había ninguna referencia al estado canadiense, sino que sencillamente declaraba a Quebec “nación”, en un intento de buscar nuevas fórmulas para volver a plantear un referéndum sobre la independencia de la provincia.

Con este reconocimiento simbólico, Harper logró frenar el impacto de la moción nacionalista que buscaba un fin mucho más práctico. En las elección de 2012, el Bloc Quebequés, gano la mayoría en la Asamblea Nacional de Quebec, formando un gobierno minoritario. En el discurso del día de las elecciones, la ganadora, Pauline Marois, planteó la posibilidad de convocar un nuevo referéndum por la independencia al expresar su deseo de que Quebec se convierta en un país independiente y su convicción de que eso sucederá: “Queremos un país. Y lo tendremos”. Nadie duda de que la secesión de Quebec volverá a estar, tarde o temprano, en primer plano de la política canadiense.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible