COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

La religión de los aztecas, sus templos en forma de pirámide y el culto a sus dioses

Publicado el 30/03/2019 en Literatura

La zona donde está actualmente México fue cuna de diversas civilizaciones, centradas en el cultivo del maíz, que edificaron impresionantes ciudades como Teotihuacán, abandonada en el siglo VIII d.C. Nos referimos a los aztecas.

CARACTERÍSTICAS DE LOS AZTECAS

La civilización de los aztecas es heredera de todas las de la zona, además de ser la más conocida por nosotros. Su ubicación principal era la capital, Tenochtitlán, la cual creían que era el centro del universo y punto de intersección de una cruz, cuyos extremos marcaban los territorios que debían ser conquistados para instaurar en ellos el orden que deseaban los dioses. En el centro de las ciudades aztecas se edificaban templos en forma de pirámide. En su cúspide situaban los altares desde donde los sacerdotes realizaban el culto a sus dioses y los sacrificios, incluidos seres humanos.

EL CALENDARIO AZTECA

La piedra del Sol está en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México, uno de los museos más impresionantes del mundo. Es un calendario en cuyo centro aparece el quinto sol, actual de los aztecas. En el círculo siguiente aparecen los cuatro soles anteriores, que cayeron y destruyeron elmundo en cuatro ocasiones con anterioridad.

Los aztecas pensaban que el sol se debilitaba y necesitaba sacrificios, especialmente los de sangre humana, con el fin de seguir su curso y no destruir el mundo. Los cinco soles, como las cinco partes del mundo que se representan en una cruz, marcan el orden del mundo, el cual los aztecas mantenían por medio de las guerras, consiguiendo prisioneros para sacrificarlos al sol y hacerlo más fuerte.

Para los aztecas el ser humano era el objeto a sacrificar máximo. Estos sacrificios, en determinadas épocas, presentaron características compulsivas -durante la consagración del templo de Tenochtitlán se sacrificaron a 20.000 seres humanos-. Tras esto el cuerpo era lanzado a la multitud que celebraba un festival caníbal. La política azteca partía de Tenochtitlán, imaginada como centro del mundo, un mundo que tenía su símbolo en el sol y que requería sacrificios diarios para dotarle de fortaleza y energía. A través de un rito sangriento se rememoraba el momento del surgimiento del mundo actual. De esta forma el sacrificio humano azteca aparece como un pretexto para la dominación, una técnica, digamos, psicológica y de terror frente a los enemigos. A su vez, la erradicación de esta práctica también sirvió de excusa para muchas atrocidades de los conquistadores europeos, fundamentalmente españoles.

LOS DIOSES AZTECAS

Los dioses aztecas tienen su origen de diferentes fuentes. El calendario, las festividades, los grupos profesionales y cada uno de los pueblos disponían de sus dioses tutelares. Quetzalcóatl, cuyo nombre significa «serpiente emplumada», era la divinidad principal en la cultura de Techtihuacán, dios del arte y descubridor de la industria y la agricultura. Este dios mantiene una gran rivalidad con su enemigo y complementario Tezcatlipoca, «espejo que ahúma», dios de la noche y de la guerra.

Ometeotl es el dios supremo, creador a su vez de los dioses y los seres humanos. Se trata de un dios dual, femenino y masculino. Entre los aztecas el dios supremo es Huitzilopochtli, dios solar, de los guerreros y luchadores y protector de los aztecas.

Tiáloc es el dios de la lluvia. Es el que permite que las semillas se conviertan en vegetales y que haya una buena cosecha. El templo mayor de Tenochtitlán estaba dedicado a él, junto a Huitzilopochtli, dios que identificaba a los aztecas.

Otros dioses eran Ehécatl, dios del viento y de la vida; Coatlicua, diosa de la tierra; Cinteotl, dios del maíz; Tonantzin, «nuestra madrecita», diosa madre, protectora; Xochipilli, «príncipe de las flores», dios del amor, del baile y de las artes; Mictlantecuhtli, dios de la muerte, que vivía con su esposa Mitlancihuatl en el inframundo.

LA CIVILIZACIÓN DE TEOTIHUACÁN

En el valle de México apareción la civilización de Teotihuacán. Su desarrollo y hegemonía abarca desde el año 200 a.C. hasta su abandono, aproximadamente en el siglo IX d.C. Cuando los aztecas llegaron al altiplano, a principios del siglo XIV d.C., se encontraron con un enorme conjunto arquitectónico al que llamaron Teotihuacán, que significa «Ciudad de los Dioses». Quedaron tan impresionados al verlo que le dieron a su origen una explicación mítica.

Su existencia estuvo regida por fenómenos de la naturaleza que afectaban a los seres humanos, tales como la lluvia, la siembra y la cosecha, aunque también tenía un gran significado astronómico. Teotihuacán es un centro ceremonial trazado como un gigantesco símbolo de dos ejes. El que va de norte a sur, llamado «Calzada de los Muertos» y que sería el principal, de donde parten como alas, edificios, palacios, plazas y adoratorios. En la cabeza se ubica la gran pirámide de la Luna y a un lado la mole inmensa de la pirámide del Sol, dualidad creadora de la naturaleza y de los seres humanos.

En esta pirámide se reúnen la idea de la civilización y el culto agrícola, igual que su complementaria destructora, donde se encuentra el dios Tiáloc.

LA LLEGADA DE LOS CONQUISTADORES

Cuando Hernán Cortés llegó a Tenochtitlán fue recibido por Moctezuma, el tlaoani -gobernante supremo- de los aztecas, de una manera muy respetuosa. Moctezuma era adorador de Quetzalcóatl y pensó que se hacía realidad la profecía que anunciaba que el dios volvería desde el mar de oriente. Se representaba a Quetzalcóatl como un personaje con barba y blanco de color, por lo que al ver a Cortés y a su séquito de barbudos creyeron que el tiempo del mito se había hecho realidad. Cortés aprovechó la circunstancia para conocer a su enemigo y sus debilidades y así derrotarlo. Junto a su habilidad, Cortés contaba con una tecnología de guerra superior y la ayuda de miles de guerreros de pueblos vasallos de los aztecas, muy descontentos con su gobierno.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible