COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

La religión egipcia, el poder del faraón y el politeísmo en Egipto

Publicado el 10/03/2019 en Literatura

A lo largo de miles de años, los egipcios mantuvieron unas costumbres religiosas con rasgos comunes, aunque a veces hubo cambios importantes. En todos ellos predominó la figura de los dioses.

EL POLITEÍSMO EGIPCIO

La civilización egipcia depende fundamentalmente del río Nilo, que dota de fertilidad al territorio que se extiende a lo largo de sus orillas, estando el resto rodeado de desierto. Los egipcios vivían en una franja de tierra estrecha, aunque muy, muy larga, lo que hacía que la distancia entre el norte y el sur fueran enormes. Cada zona, por tanto, tenía sus porpios dioses, que fueron añadiéndose a los de las otras cuando el país se unificó. Es por ello que los egipcios tenían un gran número de dioses y, por ende, se trataba de una religión politeísta.

A lo largo de la historia del Antiguo Egipto, los reyes que ocuparon el trono intentaron subir a lo alto del panteón del dios favorito de su capital. Dada la gran cantidad de dioses que había, no todos eran igual de importantes. Una de las características más llamativas para los pueblos adyacentes era la imagen de animales que dieron a algunos de estos dioses.

EL PODER DEL FARAÓN

La creencia de los egipcios era que gracias al faraón las cosechas crecían, el ganado vivía, se mantenía el orden de las estaciones, además de que el Nilo crecía en el momento justo y regaba las tierras agrícolas haciéndolas fértiles. También pensaban que sus reyes eran invencibles porque tenían poderes divinos. A pesar de todo esto, el faraón se convertía verdaderamente en un dios cuando moría. De ahí que sus tumbas tuvieran la importancia que tenían, además de servir como templos para dar culto al rey que acababa de ser divinizado, y que desde el Más Allá seguía cudando de Egipto y de sus gentes.

El poder del faraón gracias a la religión era enorme, y resultaba complicado que se dudase de él. A pesar de que la sociedad egipcia gozó de mucha estabilidad durante siglos, también hubo revueltas, faraones destronados y épocas en la que los reyes combatían entre sí.

LOS EGIPCIOS Y LA MUERTE

La creencia de los egipcios era que se podía vivir después de la muerte si se conservaba el cuerpo y se realizaban correctamente ciertos rituales. Para ello el cadáver se momificaba. Tenían tanto interés en luchar contra los efectos de la muerte que alcanzaron una perfección enorme en el procedimiento de conservación de cadáveres. Así, a pesar del paso de los siglos, en las momias todavía se pueden reconocer facciones de los difuntos.

Junto a los muertos se enterraban unos textos explicativos de todo lo que debía hacer el difunto para llegar al Más Allá. Al principio del Imperio Antiguo de Egipto -hace 4.500 años-, solo tenía dichos textos en su tumba el faraón, que se convertía en dios tras la muerte. Después, consiguieron este privilegio los miembros de su familia. Estos textos los encontraremos en los muros interiores de sus pirámides, y forman los llamados Textos de las pirámides.

Fue durante el Imperio Medio, hacia el 4000 a.C., cuando los funcionarios reales podían tener sus propios textos funerarios escritos en sus ataúdes. Estos se denominan Textos de los ataúdes.

Y en el Imperio Nuevo, hacia el 1600 a.C., nos encontramos en las tumbas rollos de papiro escritos conocidos como el Libro de los Muertos. Eran realmente asequibles, por lo que muchas personas pudieron disponer de estas guías para viajar al Más Allá, según sus creencias.

LAS PIRÁMIDES

Estas construcciones, utilizadas en el Antiguo Egipto, con el fin de salvaguardar el cadáver de los reyes cuando morían, son una de las mayores obras arquitectónicas de la antigüedad. A pesar del paso del tiempo -casi 5.000 años- han sobrevivido y su impresionante grandeza aún nos sorprende hoy día. Somos capaces en el siglo XXI de construir edificaciones similares, construcciones gigantestas para albergar miles de personas, normalmente por motivos económicos o de espacio. Sin embargo, los egipcios, construyeron sus pirámides con una finalidad religiosa de suma importancia, ya que servían de vivienda para un rey muerto. Desde ese lugar se creía que protegía a todo el país y se le podía rendir culto como a un dios.

Este tipo de construcción, por su forma, destaca sobremanera sobre el paisaje liso del desierto de Egipto y parecen una gran montaña que quiere unir el cielo y la tierra.

LOS DIOSES EGIPCIOS

AMÓN: Su nombre significa «lo oculto» y representa a los poderes invisibles del universo. Fue dios principal de Tebas.

ANUBIS: Era el dios de la momificación y de los momificadores, guardián de las tumbas y de las puertas del Más Allá. Su cabeza era la de un chacal.

RE (RA): Personificación del Sol, rey del firmamento. Uno de los más importantes de la mitología egipcia.

HORUS: Representado por un halcón, era el dios del cielo y el protector de la realeza. Los monarcas eran vistos como la encarnación de Horus.

ISIS: Madre de Horus y esposa de Osiris. Protegía de los peligros y curaba enfermedades.

MAAT: Símbolo del orden cósmico garantizado por el faraón.

OSIRIS: Representaba los ciclos de la muerte y la vuelta a la vida. Era el dios de los muertos que habían sido correctamente momificados y enterrados y, por ende, les llevaría a la resurrección.

PTAH: Dios de los artesanos. Se le consideraba el creador de las cosas.

APIS: Se representaba bajo la imagen de un toro. Obtenía culto en relación a Ptah y Osiris.

SETH: Era quien representaba a las sequías, las grandes tormentas y las inclemencias del mar, pero su papel era fundamental, ya que permitía que los demás dioses impusieran el orden.

THOT: Dios de la sabiduría y el que inventó la escritura.

ATÓN: El disco solar. Era un dios secundario hasta que, durante el reinado de Ajenatón, fue elevado a lo más alto del panteón.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible