COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

La Revolución Rusa de 1917

Publicado el 02/02/2019 en Literatura

Rusia antes de la Revolución:

A principios del siglo XX, Rusia era un país desgarrado por profundas tensiones, derivadas del poder autocrático del zar Nicolás II, que gobernaba a su libre albedrío, amén de la existencia de una gran masa de campesinos sin tierras y de obreros industriales que sobrevivían en condiciones precarias, frente a una minoría de aristócratas y gente pudiente, dueños de la mayoría de las tierras y de la industria.

En 1905, dado el malestar social existente, generó en una revuelta que obligó al zar a renunciar a una parte de su poder en favor del Parlamento, la Duma, y a emprender algunas reformas políticas y sociales. Sin embargo, la teoría fue una cosa y la práctica otra. Nicolás II siguió reinando de forma absoluta.

La oposición de la población a este régimen creció con las derrotas militares en la Primera Guerra Mundial, sobre todo en 1915, año en que Nicolás II asumió personalmente el mando del ejército, yendo esto de la mano con el sufrimiento generado por el conflicto entre la población civil.

La revolución rusa:

La intervención de Rusia en la Primera Guerra Mundial dejó clara la falta de organización militar, política y económica del país. La movilización de millones de campesinos había provocado un descenso evidente de la producción agrícola. El pueblo pasaba hambre y estaba desilusionado ante las noticias que llegaban del frente. Se formaron consejos de obreros, campesinos y soldados, los llamados SOVIETS, que exigían cambios.

En febrero de 1917, el aumento del malestar desembocó en un movimiento revolucionario en la ciudad de Petrogrado -actual San Petersburgo-, que provocó que el zar tuviera que abdicar. El poder pasó a manos de un gobierno provisional, que estaba formado por miembros de la Duma, iniciando así una serie de reformas liberales.

La revolución de octubre de 1917:

Ante la lentitud de las reformas inciadas, sobre todo la agraria, implantada por Kerenski y que Rusia siguió en la Primera Guerra Mundial, los bolcheviques se sublevaron e hicieron caer al gobierno en solo diez días.

Lenin formó un nuevo gobierno, que firmó la paz con Alemania en 1918, que conllevó pérdidas territoriales para Rusia, y aprobó la expropiación de las grandes propiedades agrarias y el control de las fábricas por parte de los obreros.

Estas medidas levantaron una fuerte oposición, iniciando así una guerra civil (1918-1921), finalizando con la victoria de los bolcheviques. Esta guerra trajo consigo la toma total del poder por estos últimos. Todos los demás partidos fueron excluidos.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible