COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Las culturas precolombinas | Viaje a México en Semana Santa 2020 | Vagamundos Blog

Publicado el 19/10/2019 en Literatura

Los asentamientos humanos ya se habían extendido por toda América para cuando el continente quedó aislado tras el último periodo glaciar. Muchos animales salvajes que habitaban América se habían extinguido, por lo que los pueblos precolombinos se hicieron  dependientes de una dieta más vegetal. Esto hizo que tanto la técnica como la producción agraria progresara. Se han encontrado variedades de maíz modificadas mediante selección en el Valle de Tehuacán, México, que datan de año 5000 a. C. La agricultura impulsó el crecimiento de la población y permitió el sedentarismo. Las primeras aldeas, situadas en el Valle de Tehuacán hace 5000 años, consistían en pequeños grupos de casas; no fue hasta 1150 a. C. cuando surgió la “cultura madre” de América Central: los olmecas.

El mapa político de México, cambiaba sin cesar a medida que iban surgiendo y cayendo distintas ciudades estados. Todas ellas tenían mucho en común: los sacrificios humanos, la observación del cosmos, sociedades muy estratificadas y la práctica del ritual del juego de pelota. Podemos dividir la historia precolombina en tres períodos:

Preclásico: del 2000 a.C. al 250 a.C. La población de Mesoamérica desarrolló técnicas de agricultura más intensivas, los especialistas políticos empezaron a gobernar sus sociedades.

Clásico: del 250 d.C. al 1000 d.C. Surgen las sociedades estatales urbanas. La ciudad-estado de Teotihuacán dominó el valle de México hasta principios del siglo VIII. Distintas ciudades independientes mayas (aunque con frecuentes alianzas entre ellas), como Tikal (Guatemala), Copán (Honduras), Palenque, Calakmul o Uxmal, alcanzan su cenit.

Postclásico: del 1000 d.C. al 1521 d.C. Muchas de las ciudades-estado del mundo clásico se colapsan, aunque algunas continuaron. Es un período de declive cultural, caos y guerras. A pesar de todo, fue un período de avances tecnológicos en arquitectura e ingeniería, sobre todo por parte de los aztecas.

OLMECAS (1250–400 a.C.): de esta misteriosa civilización, parte toda la cultura mesoamericana. Centros religiosos dotados de plazas y pirámides, arquitectura monumental, conocimientos astronómicos muy precisos, escritura jeroglífica y calendarios son algunos de los muchos componentes que parten de esta civilización y que asimilan las posteriores. Surgen en las lluviosas llanuras de Veracruz y Tabasco, lo que les permitía varias cosechas al año. Sus objetos más famosos son las asombrosas cabezas olmecas, esculturas de piedra de hasta 3 m de alto.

TEOTIHUACÁN apareció hacia el siglo I a.C. cuando en numerosos poblados de la región, que compartían la misma lengua y los mismos ritos, empezaron a levantar edificios religiosos. El Valle de México se convirtió en un lugar de peregrinación para rendir culto al Sol y la Luna. Difundieron el culto a Quetzalcóatl (“serpiente de plumas”) en casi toda Mesoamérica. La ciudad de Teotihuacán contaba en el siglo V, con casi 200.000 habitantes. La cultura teotihuacana no se caracterizaba por su poder militar, por lo que se cree que la aparición de soldados entre 650 y 750 d. C. está relacionada con el inicio de su decadencia. Su caída, a partir del siglo VIII, sigue siendo un misterio.

MAYAS: junto a aztecas e incas, la civilización precolombina más importante. Se distinguió por sus avances en la escritura, el arte, la arquitectura, la agricultura y la astronomía. Floreció en una zona que abarcaba desde la península de Yucatán, llanuras de Chiapas, Guatemala, una parte de Honduras y Belice. Políticamente, se dividían en numerosas ciudades-estado independientes, a menudo en guerra entre sí. En la segunda mitad del siglo VIII aumentaron los conflictos entre las ciudades-estado mayas, lo que unido a las sequías y la presión demográfica, provocaron la casi desaparición de sus centros. Hacia el siglo X, los TOLTECAS, que provenían del centro de México, ocupan Yucatán y dan un segundo impuso a la civilización maya: se desarrolla una cultura mixta tolteca-maya. Antes de la llegada de los españoles, ya había desaparecido sin conocerse exactamente los motivos.

AZTECAS: originalmente nómadas del norte de México, fueron conducidos por sus sacerdotes al Valle de México, donde se asentaron en las islas de los lagos del valle, y construyeron la inmensa capital de Tenochtitlán (al actual centro de Ciudad de México). Su imperio de 38 provincias, y en torno a cinco millones de habitantes. Vivían gracias a los distintos métodos agrícolas intensivos, y de los tributos que obtenían de las ciudades dominadas. El emperador azteca detentaba el poder absoluto. A la llegada de los españoles, esta civilización se encontraba en pleno apogeo.

 

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible