COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Las divisiones doctrinales del islam | Sunitas, chiitas y jariyitas | Diferencias culturales y territoriales

Publicado el 09/03/2019 en Literatura

Además de las diferencias culturales y territoriales, en el islam hay diferencias doctrinales y de interpretación, que tuvieron comienzo en una época muy antigua. 

LA SUCESIÓN DE MAHOMA

Mahoma disponía un gran número de mujeres con las que contrajo matrimonio para fortalecer pactos políticos con sus padres o familiares. Como quiera que murió sin hijos varones, se planteó el problema de quién sería su sucesor, nombre que en árabe se dice «califa».

El primero en ser elegido fue Abu Bakr -632-634-, padre de Aisha, que era la esposa favorita de Mahoma. Cuando murió le sucedió Omar -634-644- que también era suegro de Mahoma y, más tarde Umán -644-656-, yerno de Mahoma. Todos eran de la misma facción política, por tanto, no hubo problemas. Sin embargo, Alí, primo y yerno de Mahoma, quedó relegado, a pesar de estar casado con Fátima, hija mayor de Mahoma. Además, era su seguidor más antiguo y el pariente más cercano.

Cuando Utmán fue asesinado, Alí -656-661- fue elegido califa, pero Aisha y Muawiya, quien era primo de Utmán, cuñado de Mahoma y gobernador de Siria, le hicieron frente y levantaron un ejército contra él. Hay que reseñar que estaba en juego el modelo de sucesión que sería el elegido para los años y siglos siguientes, ya que Alí tenía dos hijos, Hasán y Husein, nietos a la sazón de Mahoma y, por tanto, sus parientes varones más directos. Los musulmanes se dividieron y se utilizaron en la contienda diversos argumentos religiosos por parte de cada uno de los grupos que aparecieron.

SUNITAS, CHIITAS y JARIYITAS

Corría el año 657, en plena batalla de Siffin, cuando se dividió la comunidad musulmana en tres grupos que perduran hasta hoy día. Los partidarios de Alí creían que solo aquellos que fueran cosanguíneos directos de Mahoma podían ser califas. A esta facción se les denominó chiitas.

Frente a estos últimos se posicionaron los sunitas, que pensaban que el califato debía recaer en la persona que tuviese mayor poder e influencia y que, además, eran partidarios de Muawiya.

En tercer lugar se situaban los jariyitas, que sostenía que cualquier persona podía ser califa siempre que fuera el mejor de los musulmanes, sin importar incluso si era un esclavo. Defendían que era la comunidad la que tenía que elegir al califa y no los poderosos o aristócratas. Además, estaba justificado el asesinato de un mal califa.

En 661, un jariyita mató a Alí, con lo que Muawiya quedó como califa, inaugurando la dinastía omeya. Sus seguidores, los sunitas, se convirtieron en la facción mayoritaria y, actualmente, son más del 85% de los musulmanes del mundo. Por su parte, los chiitas siempre han sido un grupo minoritario y hoy día suponen el 12% de los musulmanes. Su presencia goza de peso en Irán, Irak y Asia Central. El chiismo ha sido en multitud de momentos  una opción para marcar la identidad cultural de ciertos territorios por medio de la diferencia religiosa. Y por último, los jariyitas siempre fueron más minoritarios que los chiitas, rondando el millón de seguidores en la actualidad.

LOS SUCESOS DE KERBALA

Kerbala es una ciudad sita al sur de Irak. Se trata de una de las ubicaciones más sagradas para los chiitas. En ella tuvo lugar una batalla, en 680, que marcó la historia del chiismo. Seguidores de omeyas masacraron a Husein, segundo hijo de Alí y nieto -el último- de Mahoma que aún quedaba con vida -su hermano Hasán había muerto en 669. Su cadáver fue decapitado y la cabeza llevada a la corte omeya.

Ese día es para los chiitas el comienzo de una historia de persecuciones y simboliza el triunfo de la injusticia, además se recuerda todos los años como un día de duelo, que es la fiesta más importante del calendario religioso chiita. Se celebran procesiones espectaculares, donde los participantes se golpean y mortifican.

LOS ALIDAS

Los alidas son descendientes de Alí y Fátima. Por lo tanto, familiares directos de Mahoma. El asesinato de Husein por los omeyas demostró el poco respeto que tenían los califas de Damasco por esta familia. Sin embargo, para los chiitas, los alidas son los únicos que tienen derecho a ostentar el poder sobre la comunidad islámica, al que dan el nombre de imanes. Piensan que los tres primeros califas que siguieron a Mahoma, Abu Bakr, Omar y Utuán, fueron usurpadores y que Alí hubiera debido ser el primer sucesor del profeta, y sus hijos y descendientes los posteriores califas.

Los imanes son para los chiitas no solo sus líderes políticos, sino que tienen un conocimiento sobrenatural, son capaces de leer e interpretar correctamente los asuntos de la religión y son más cercanos a Alá que ninguna otra persona. Esto ha traído como consecuencia que los chiitas se hayan dividido en muchos grupos. Hoy día los chiitas gobieran en Irán desde 1979. Fueron liderados, hasta su muerte, por el «ayatolah Jomeini», título religioso que significa «signo de Alá».

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible