COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Robos en las tumbas egipcias, ¿estaban involucrados los faraones? | Vagamundos Blog

Publicado el 12/05/2019 en Literatura

Una de las paradojas de la antigua cultura egipcia es que, mientras se dedicaban tantas especulaciones religiosas y tantos cuidados a los ritos fúnebres y a la momificación de reyes y poderosos, las mismas riquezas que se ofrecían al difunto llevaban, en poco tiempo, a la profanación de la tumba y a la destrucción de la momia.

Desde los inicios, se han profanado las tumbas de los faraones egipcios para apropiarse de los tesoros allí escondidos. Ya en el año 24 a.C. el geógrafo griego Estrabón, nos describe cómo se habían saqueado 40 tumbas en el Valle de los Reyes.

¿Cómo debía imaginarse una gran necrópolis en época faraónica? Un conjunto de monumentos y tumbas que debía ser custodiado por guardias y sacerdotes específicos, que alojaba pequeños grupos de cabañas de picapedreros y escultores, de constructores y pintores necesarios para la edificación de las tumbas. Gracias a la construcción de un pueblo de trabajadores que selló herméticamente la puerta, la tumba de Tutankhamón permaneció intacta, siendo la única, entre muchas, que escapó durante 15 siglos a la atención de los ladrones.

Sacerdotes, artesanos, guardias y ladrones: era una extraña y heterogénea comunidad de personas que compartía muchos secretos sobre funerales, tumbas y tesoros.

Con la proliferación de sepulturas, en el curso de los siglos, el control se hacía cada vez más arduo. Abrir y saquear las tumbas eran actividades tan gratificantes económicamente que justificaban la ruptura de los códigos éticos egipcios y el riesgo de ser sorprendido por los guardias reales. Los ladrones, por lo que parece, eran raramente sorprendidos y procesados. Existe algún texto antiguo que nos habla de denuncias hechas por honestos funcionarios y de procesos contra saqueadores sorprendidos in fraganti. Un documento de finales del siglo XII a.C. indica que un grupo de ladrones se componía de un cincelador, un artesano, un campesino, un porteador de agua y un esclavo negro. Pero dada la frecuencia de las devastaciones, es difícil pensar que robos tan importantes fueran iniciativas personales de gente tan humilde. También, un papiro de la época de Ramsés IX cuenta cómo el propio alcalde de Tebas fue juzgado por estar involucrado en una de estos robos.

Seguramente estarían implicados sacerdotes e importantes funcionarios. Pero tampoco se puede descartar que fueran las propias familias reales las que quisieran recuperar de las tumbas de sus predecesores, sobre todo si pertenecían a ramas dinásticas diferentes, las preciosas riquezas necesarias para el posterior enterramiento de sus propios soberanos.

Viajaremos a Egipto del 09 al 22 de noviembre de 2019.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible