COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Dambulla y su templo Dorado budista, sus cuevas y sus bosques en Sri Lanka

Publicado el 19/03/2019 en

Dambulla es una pequeña ciudad famosa por su gran concentración de templos en cuevas, algunos de los cuales han sido utilizados por los monjes locales desde el siglo I a.C. Cuenta con más de ochenta cuevas y su mayor reclamo es el templo Roca de Dambulla, conocido como templo Dorado de Dambulla, el más grande y mejor conservado de Sri Lanka. Está formado por cinco cuevas-templo y cada una de ellas contiene una variedad enorme de estatuas budistas e hindúes, amén de pinturas con una antigüedad  que van del siglo XV al XVIII.

Ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El templo Dorado de Dambulla tiene en sus techos pinturas con complejos diseños e imágenes que recorren la vida de Buda. Podemos ver estatuas de Buda y bodhisattvas -seres que ayudan a los humanos a alcanzar la iluminación-, de reyes y dioses, destacando dos dioses hindúes.

Lo primero que encontraremos en la primera cueva es Devaraja Lena, o Cueva del Rey reinante que cuenta con una estatua de 14 metros de largo tallado en roca sólida con Buda dormido o descansando. Sobre su cabeza descansa el dios Vishnu, y a sus pies, una estatua de su alumno y de las cuatro deidades guardanas de la isla. Una inscripción en «Brahmi”»sobre la entrada de la cueva muestra la fecha de fundación del monasterio. Es una típica escultura de Anuradhapura, con la cara sin forma y sin expresión, además de una toga con textura que cubre su cuerpo hasta el suelo. 

La segunda cueva es la más grande y la que más impresiona, con 22 metros de profundidad y un arco espectacular de 6 metros de altura, vigilado por figuras de Makara a los lados. Dentro se conservan 56 estatuas de Buda sentado y de pie, además de bodhisattvas, de Vishnu, del Saman, el rey Vattagamini Abahaya -fundador de la cueva- y del rey Nissanka Malla -que pagó el oro que está sobre 50 de las estatuas de Buda.

La tercera cueva está separada por un muro realizado con mampostería y es la segunda de mayor tamaño. Pintada en variados colores, aunque predomina el amarillo, muy típicos para representar a Buda, sobre todo en el siglo XVIII. Lo más llamativo es la figura de Buda recostado sobre una almohada, con su cabeza apoyada sobre la mano derecha. Destaca lo expresivo de sus facciones, teniendo en cuenta que fue tallada en granito.

La cuarta cueva conocida como Paschima Viharaya, es la más pequeña de las cinco y tiene una pequeña estupa su centro. Se cuenta que parte de la visible destrucción de la estupa es porque se pensaba que había un tesoro del rey escondido en su interior. Hay diez figuras de Buda con los rasgos muy bien definidos, todas esculpidas en piedra y pintadas con vivos colores.

La quinta y última cueva, conocida como el Segundo Templo Nuevo, o Devana Alut Viharaya, es la cueva más nueva del complejo. Contiene un Buda reclinado e imágenes de deidades hindúes. Se trata de la cueva más pequeña del complejo y fue construida por un cacique local a principios del siglo XII. En su interior cuenta con once estatuas, destacando un gran Buda recostado. Su tallado es simplemente impresionante.

Para terminar, hay que destacar que, además de las cuevas, también podemos visitar el bosque de la Madera de Hierro y la montaña de la Rosa de Cuarzo.

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible