COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Las cataratas del Iguazú, una de las maravillas naturales del mundo | Vagamundos Blog

Publicado el 17/02/2019 en

Cerca de trescientas cataratas, con una altura media de más de 70 metros y con una extensión de 2,7 kilómetros de terreno completamente selvático, conforman uno de los espectáculos naturales más impactantes del mundo.

Situadas en la forntera entre el sur de Brasil y la provincia argentina de Misiones, las cataratas del río Iguazú son más altas que las del Niágara y duplican su anchura. Están insertadas en terreno protegido y fueron elgidas como una de las siete maravillas del mundo natural. En la parte argentina están situadas en el Parque Nacional Iguazú, mientras que en la parte brasileña están en el Parque Nacional do Iguaçu.

Mención aparte para la Garganta del Diablo, que se pueden ver desde 50 metros de distancia. Se trata de un acantilado en forma de «u» y es la frontera entre Brasil y Argentina. Se pueden realizar paseos en barca bajo los saltos de agua y paseos por algunos senderos, donde nos deleitaremos observando especies de animales y plantas de la selva semitropical. La mayor parte de las cataratas están en terreno argentino, aunque hay vistas panorámicas impresionantes desde el lado brasileño. De todas formas, las vistas desde una lancha en dirección a Isla San Martín, en Argentina, no es superable bajo ningún concepto.

Su nombre deriva de dos palabras guaraníes, «y» y «guasú», la primera significa agua y la segunda grande. Existe una leyenda que dice que un dios quería casarse con una aborigen de llamativa hermosura llamada Naipu, la cual huyó en canoa con su amante. El dios montó en cólera y partió el río en dos, creando las cataratas y condenando a los amantes a una caída mortífera. El parque nacional de Iguaçu contiene muchas aves raras en peligro de extinción, amén de gran variedad de animales salvajes, todos dentro de sus cinco tipos de bosques y ecosistemas.

El caudal de las cataratas del Iguazú, en promedio, es de unos 1.500 metros cúbicos por segundo, una auténtica barbaridad, pero nada que ver con la crecida que tuvo lugar en el año 2014, que elevó la cifra a 47.500 metros cúbicos por segundo.

El hecho de ser declarado como una de las siete maravillas naturales del mundo hizo que el aumento en turistas el primer año fuera de 300.000 personas. Tanto Brasil como Argentina disponen de normas estrictas para hacer que el turismo sea del menor impacto posible sobre el ecosistema.

 

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible