COMUNIDAD VIAJERA






mask slider

Monte Bromo, la atracción más famosa del este de Java, Indonesia

Publicado el 03/03/2019 en

El monte Bromo es la atracción más famosa del este de Java, a 145 kilómetros de Surabaya, en el Parque Nacional Bromo-Tengger-Semeru, en Indonesia. Gente de todas partes del mundo acuden a este lugar para hacer una excursión antes del amanecer y observar la impresionante salida del sol sobre su no menos impresionante cráter activo. Una joya de la naturaleza única y que hay que ver, al menos, una vez en la vida.

Como se ha mencionado anteriormente, está situado en el Parque Nacional Bromo-Tengger-Semeru, en el centro de la Java oriental, la región más volcánica de la provincia es la caldera volcánica de Tengger. Bromo es uno de los picos que forman dicha caldera volcánica, aunque se reconoce con facilidad, ya que su cima fue completamente arrasada y el cráter escupe humo de forma continuada. Al interior de la caldera se la conoce como Laut Pasirmar de arena»- y posee un área de 10 kilómetros cuadrados, considerándose reserva protegida desde 1919, cubierta de ceniza volcánica, eso sí, bastante fina. Como quiera que todo lo que rodea a esta zona es frondoso y colorido, la imagen de este desierto de ceniza dota a este rincón de una imagen fantasmagórica, inquietante y, ciertamente, terrorífica.

Existe un grupo étnico que habita en las tierras altas de la cordillera de Tengger, al este de Java, llamados tenggerese budistas. Viven únicamente de la agricultura. El decimo cuarto día del mes de kasada se reúnen al borde del cráter activo del Bromo, con el fin de hacer una ofrenda anual de arroz, fruta, vegetales, flores, ganado y otros productos cultivados o criados por ellos, con el fin de pedir la bendición del dios supremo, Hyang Widi Wasa. En realidad, lo que subyace es una plegaria para apaciguar la furia del gran volcán. Ofrecen su sacrificio y oraciones para que el Dios de la montaña les otorgue felicidad, salud y no se enfurezca y mande ríos de lava hacia sus aldeas.

Cuenta la leyenda que esta ceremonia se remonta a la época del reino de Majapahit, durante el gobierno del rey Brawijaya. La reina dio a luz a una niña llamada Rara Anteng, que a su vez se casó con Jaka Seger, un joven Brahmin. Cuando el Islam se expandión por Java, en el siglo XV, ambos se escaparon, a pesar de que el reino gozaba de gran prosperidad. El motivo principal era la infelicidad que les provocaba el hecho de no poder tener hijos, así que tomaron la decisión de ascender a la cumbre del monte Bromo y rogar ayuda. El dios de la montaña se conmovió con los ruegos y les aseguró que tendrían hijos, pero acambio debían sacrificar a su hijo más pequeño. Al nacer su vigésimo quinto hijo, Kesuma, el dios de la montaña, se enfadó mucho porque no habían cumplido su parte del trato. Al final se vieron obligados a cumplir dicho pacto y el niño fue arrojado al cráter. Mientras caía, el niño le pidió a su familia que hicieran una ofrenda todos los años.

Las excursiones que se llevan a cabo a través de este mar de arena volcánica para deleitarse con la salida del sol desde el borde del cráter son muy populares entre turistas, tanto locales como extranjeros. Además, este parque natural casi inexplorado goza de la presencia de interesantes animales salvajes, amén de que sus picos ofrecen escaladas complicadas para los más exigentes alpinistas.

 

 

COMÉNTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Page 1 Created with Sketch.
Ningun comentario disponible